LA IMPORTANCIA DEL LENGUAJE EN EL DESARROLLA INFANTIL 

 

El aprendizaje más importante que los niños adquieren en sus primeros años de vida es el de su lengua materna. A partir de él se producen las primeras interacciones sociales, sentándose las bases de futuros aprendizajes. De ahí que se deba prestar especial atención a la adquisición y desarrollo del lenguaje así como a sus posibles alteraciones.

 

Es esta etapa, el momento ideal de prevenir y compensar posibles dificultades que pueden incidir en la evolución infantil, ya que el desarrollo global de las capacidades del sujeto depende en buena medida de su propio desarrollo lingüístico y de su capacidad de comunicación.

 

Es importante, por tanto, conocer los periodos de adquisición y desarrollo del lenguaje y cómo evolucionan los procesos de comprensión y expresión en la infancia, sin olvidar que la evolución lingüística hay que contemplarla desde una perspectiva global en la que las interrelaciones con el resto de las dimensiones son evidentes.

 

Se hace necesario en primer lugar, distinguir entre los conceptos de lenguaje, voz, habla y lengua; Así pues, mientras que el lenguaje es un sistema de comunicación estructurado, que nos permite expresar pensamientos y sentimientos constituyendo la base de la comunicación del ser humano, la voz es el sonido que se produce con la vibración de las cuerdas vocales, mediante el aire que es expulsado.  El habla por otro lado,  hace referencia a la manera en que los sonidos son pronunciados en palabras y finalmente la lengua es una forma específica de lenguaje que permite la comunicación entre los miembros de una comunidad idiomática.

 

Dicho esto, es de esperar que los trastornos asociados a cada una de ellas sean diferentes. Así, un niño con un retraso de lenguaje puede tener problemas para entender palabras y oraciones y/o utilizar oraciones cortas o incompletas, mientras que si el niño  manifiesta  un retraso de habla, tendrá problemas para pronunciar los sonidos en palabras, pero podrá utilizar correctamente las oraciones. Por otro lado, un niño con problemas de voz podrá presentar alteraciones en la misma, emitiendo con una voz ronca o excesivamente chillona.

 

Cuando hablamos del desarrollo del lenguaje, hablamos de un proceso multifactorial donde intervienen la maduración del Sistema Nervioso, el desarrollo cognitivo y el desarrollo socioemocional.  Sin olvidar que, el lenguaje infantil es un fiel reflejo del entorno social en que el/la niño/a se desenvuelve, siendo la imitación del lenguaje de los demás y el deseo de comunicarse las dos variables que hacen que el lenguaje se forme.  

 

El desarrollo del lenguaje es universal, lo cual no quiere decir que sea cronológicamente idéntico en todos los niños.

Los primeros años del niño son los más importantes, por ello es importante observar la evolución de este proceso a lo largo de sus dos etapas: prelingüística y lingüística.

 

Durante la etapa prelingüística, que comprende desde el nacimiento hasta la aparición de las primeras palabras “intencionadas”,  el/la niño/a se comunica a través del llanto y la sonrisa, entrenando poco a poco sus habilidades fonatorias, primero emitiendo sonidos hasta conseguir las primeras palabras con significado que darán lugar a la etapa lingüística; en la cual, el habla comienza a enriquecerse con palabras cada vez más complejas articulatoriamente, alcanzando entre los seis y siete años la adquisición de todos los fonemas, consiguiendo así la consolidación del lenguaje.

 

La importancia del lenguaje reside en que permite progresar  las capacidades mentales superiores involucradas en los procesos de aprendizaje. Esto se debe a que el lenguaje se desarrolla gracias al pensamiento y el pensamiento toma forma y se desarrolla gracias al lenguaje. En otras palabras, ambos se necesitan y hacen progresar nuestras capacidades.

 

El lenguaje es una herramienta para pensar, para reflexionar y conceptualizar. Facilita la comprensión y resolución de problemas, está estrechamente ligado al desarrollo cognitivo y ayuda a entender las emociones, siendo un instrumento fundamental para las relaciones sociales y por ende, el desarrollo social y afectivo.

 

Teniendo en cuenta que para que exista el lenguaje es imprescindible la imitación de un patrón de habla correcto, y el propio deseo del/a niño/a de comunicarse, en la estimulación del lenguaje desde el nacimiento, de una manera natural, reside la clave de un adecuado desarrollo del lenguaje.

 

Por todo ello, además de ser partícipes a través de la estimulación,  debemos prestar especial atención a posibles alteraciones del lenguaje para, en caso de ser necesario, realizar una intervención temprana que permita el adecuado desarrollo del/a niño/a. 

Nº de registro sanitario:

C-32-000776

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Centro de Logopedia Vox